La asertividad

La Asertividad es una forma de comunicación y una habilidad social. Mediante este estilo de comunicación asertivo podemos manifestar deseos, necesidades, sentimientos, peticiones o quejas siendo claros, sinceros y directos, a la vez respetuosos con nuestro interlocutor y con nosotros mismos.

Existen otros estilos de comunicación que solemos utilizar las persona, aunque no son tan efectivos a la hora de establecer relaciones sanas y duraderas con nuestro entorno social.

Estos estilos son el Estilo pasivo y el Agresivo.

  • Estilo Pasivo: En general, las personas con este estilo de comunicación se caracterizan por ser inhibidas en sus comunicaciones, relegando sus intereses a los de los demás. Son pasivos y se acomodan a las peticiones de los demás por evitar enfrentarse a ellos.

  • Estilo Agresivo: En este estilo, por el contrario, se caracteriza por no respetar los derechos de los demás. Intentan imponer su criterio a toda costa, incluso pasando por el desprecio y la agresión.

Para una adecuada comunicación primero debemos escuchar y reconocer los sentimientos y puntos de vista del otro. No es necesario estar de acuerdo o creer que es correcto lo que se dice. La asertividad nos ayuda a reclamar nuestros derechos a sin ofender a nadie, pero respetándonos. Porque tenemos derecho a cometer errores, a protestar por un trato injusto, a decir “no”, a no responsabilizarnos de los problemas de otros, a pedir ayuda, a expresar sentimientos, y un largo etcétera.

Para poner en práctica este estilo de comunicación se propone una fórmula sencilla para expresar los que pensamos:

“Yo me siento………………

Cuando tu…………………

Porque pienso… … … … …

Y me gustaría…………………”

En esta fórmula están reflejadas distintas partes del mensaje que nos ayudan a comunicar de una forma efectiva y sin ser ofensivos. En primer lugar, utiliza la primera persona “Yo”. De esta manera no atribuimos al interlocutor ningún tipo de intencionalidad, sino que describimos y recalcamos que es nuestra percepción. “Me siento”, habla de cómo nos sentimos con esa circunstancia. “Cuando tu”, explica la conducta concreta que la persona hace o ha hecho. “Porque pienso”, hace referencia al efecto que esa conducta tiene en nosotros. “Y me gustaría”, incluye una petición concreta de cómo nos gustaría que fueran las cosas.

Esperamos que el post os haya gustado y que pongáis en práctica esta sencilla técnica.

<div dir="ltr" data-blogger-escaped-style="line-height: 1 More Info.656; margin-bottom: 0pt; margin-top: 0pt;”>

Irene López Romero

CV11092

Irene.lopez@lucentumpsicologia.com               

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies