#8M 2019

No, este artículo no llega tarde. Es la conclusión a lo vivido el pasado viernes con tánta emoción. Yo, como tantas otras mujeres (y hombres) de Alicante estuve en la manifestación del pasado viernes 8 Marzo. Y lo que pude sentir allí me erizaba la piel. La mujeres, históricamente, no estamos acostumbradas a que se oiga nuestra voz, y ser parte de aquel clamor fue algo hermoso. Pero queda mucho por hacer, por fuera y por dentro.

Hoy quiero hablar de dentro, porque la educación recibida y la tradición de la que venimos no sólo se ve reflejada en lo social, sino que tiene mucha huella e impacto en nuestro interior. El de todas y todos. Hoy quiero hablaros a vosotras, porque nuestra voz no se ha oido, pero muchas veces somos nosotras mismas quien no nos oimos. La “voz” general parace que se ha convertido en “la realidad” sobre lo que el mundo “debería ser”. Hemos perdido nuestra perspectiva. Porque sí amigos y amigas, tenemos distintas perspectivas. Socialmente iguales, humanamente distint@s.

Desde la antiguedad, muchas condiciones propiamente femeninas fueron patologizadas. Durante el siglo XIX la locura llegó a estar localizada en el útero y la parabra “Histeria” viene del griego, hyaterá, que significa matriz. Sintomas como el cansancio o la irritabilidad eran atribuidos a problemas del “utero errante”, donde se recetaba como tratamiento; matriminio a las solteras o “masajes genitales” (lo que hoy llamamos masturbación) a las “enfermas”. Hablamos de androcentrismo, que es el hecho de que se tomar lo masculino como norma desprestigiando todo lo que queda fuera, dañando así a las mujeres.

Afortunadamente, en la actualidad hemos dejado esa perspetiva patológica atrás, pero la mujeres seguimos, de alguna manera, bajo perspectiva masculina. Esta semana escuchaba a una empresaria hablar de la diferencia que ella sentía al ascender a un hombre o una mujer. Los hombres dicen gracias con ilusión. Las mujeres, también emocionadas, le preguntaba si era cierto y si, de verdad, pensaba que estaba preparada para el puesto.

Nuestra voz, en general, sigue empequeñecida. Y nuestro diálogo interno es muy importante para nuestra salud mental, nuestro bienestar y nuestro crecimiento personal. No es fácil pararnos a prestar atención a lo que nos decimos en esta sociedad veloz, y mucho menos cambiarlo, pero os animo a hacer este ejercicio de reflexión. Una mujer consciente es una mujer libre. Vamos a escucharnos para liberarnos, empoderarnos y cuidarnos bien, desde donde nosotras nos sintamos verdaderamente cómodas con todas las distintas partes que nos componen.

“No soy una y simple, sino compleja y múltiple” Virginia Woolf

Irene López Romero – CV11092

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies