Skip to main content

A principios de este mes tuve el placer de asistir a una maravillosa formación sobre “Psicoterapia basada en la Mentalización. Un cambio de mirada en la relación terapéutica”, organizada por la clínica Mindic y la UMH.Para esta formación contamos con la presencia del profesor Carlos Pitillas, experto en el área, Doctor en Psicología por la Universidad Pontificia Comillas, Experto en Psicopatología de la Infancia y la Adolescencia (SEMPPM) y un comunicador excelente.

Cartel de información sobre el curso

La teoría de la mentalización habla de cómo, desde nuestra más tierna infancia, a través de nuestros cuidadores principales, aprendemos a interpretar nuestros estados emocionales a través de ellos. Las madres y padres hacen de traductores y amplificadores de los estados del niño enseñándole que su experiencia interna existe y tiene sentido y repercusión en el mundo exterior. A lo largo de este complejo proceso de aprendizaje se pueden producir ciertas fallas en la traducción que influirán en el manejo y expresión de las emociones en los futuros adultos.

La capacidad de mentalización implica conocer mis propios estados internos y los de las personas de nuestro alrededor. Esto se hace más importante y visible en las relaciones interpersonales. Una buena capacidad mentalizadora reduce la conflictividad, permitiendo ser consciente de los motivos que me llevan a determinadas interpretaciones y emociones y, a la vez, poder hacer este mismo proceso con la persona que tengo delante. Entendiendo sus razones para actuar de manera que lo hace o para expresar determinadas emociones.

Carlos Pitillas en la explicaciones durante el curso

Existen determinados momentos en los que la capacidad de mentalizar se bloquea. Es decir, no somos capaces, o de tomar conciencia de nuestros propios estados o de hacer atribuciones lógicas sobre los posibles estados del otro. Estos fallos de mentalización se producen cuando nuestra intensidad emocional se dispara o cuando, de alguna manera, nos sentimos amenazados y se conecta nuestro sistema de apego y búsqueda de protección. En el momento de la psicoterapia, este proceso se hace muy importante, pues nos permite entender las dificultades que la persona atraviesa y acompañarlos a regular sus estados mediante la vuelta a la seguridad.

Que importante y hermoso es proporcionar seguridad a una persona para que vuelva sola a regular sus estados emocionales… demostrándose a sí misma que tiene la capacidad de hacerlo.

Disfrutamos mucho de esta formación de 3 días, aprendimos mucho sobre cómo mirar a nuestros pacientes con una mirada segura y con paciencia, pues cada uno tenemos un ritmo que merece ser respetado.

Irene López Romero

CV11092

Leave a Reply

C/ Primitivo Pérez, 26, entresuelo B (esquina con Conde Lumiares)

Teléfono: 634 565 947

info@lucentumpsicologia.com

 

Menú